Para comprender la delicada situación que atraviesa más de un tercio de la población porteña que alquila, es indispensable profundizar el análisis de ingresos y gastos de los inquilinos. Para eso, utilizaremos los montos de alquiler publicados por este Observatorio y los compararemos con los deciles de ingreso que publica trimestralmente la Dirección de Estadísticas y Censos del Gobierno de la Ciudad.

Impacto del alquiler en los ingresos individuales

Los últimos datos publicado por el citado organismo estadístico en relación a los deciles de ingreso individual son los siguientes: 

De esta información surge que:

  • El 30% de los porteños tiene ingresos menores a $ 17.000
  • El 50% tiene ingresos menores a $ 24.000
  • El 60% tiene ingresos menores a $ 27.000
  • El 80% tiene ingresos menores a $ 40.000

Mensualmente, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires informa el valor de la Canasta Alimentaria (CA) y la Canasta Básica Total (CBT), que definen las líneas de indigencia y de pobreza. En agosto de 2019, la CA para un hogar unipersonal, de un adulto varón de 25 años, económicamente activo y propietario de la vivienda fue de $5.305, mientras que la CBT fue de $12.102. Si a estos montos le agregamos el valor promedio del alquiler de un monoambiente ($12.745), obtenemos que:

Para superar la línea de la pobreza, un inquilino necesita contar con ingresos superiores a $24.847. Un requisito que cumple menos del 50% de la población ocupada.

Impacto del alquiler en los ingresos totales familiares

Los últimos datos publicado por el citado organismo estadístico en relación a los deciles de ingreso total familiar son los siguientes: 

De esta información surge que:

  • El 30% de las familias porteñas tiene ingresos menores a $ 25.800
  • El 50% tiene ingresos menores a $40.500
  • El 60% tiene ingresos menores a $49.000
  • El 70% tiene ingresos menores a $60.000

En agosto de 2019, la Canasta Alimentaria (CA) para un hogar compuesto por una pareja de 35 años, económicamente activos, propietarios de la vivienda y con dos hijos de 6 y 9 años fue de $16.181 y la Canasta Básica Total (CBT), fue de $32.823. Si a estos montos le agregamos el valor del alquiler de un departamento de tres ambientes ($20.374), obtenemos que:

Para superar la línea de la pobreza, una familia inquilina con las mencionadas características necesita contar con ingresos superiores a $53.197. Un requisito que cumplen menos del 40% de las familias.

Composición de los hogares porteños

Con los porcentajes que surgen de la anterior comparación de ingresos y gastos y antes de suponer (erróneamente) que la mayoría de los hogares son sostenidos con dos ingresos, es importante analizar un informe de la Dirección de Estadísticas y Censos del GCBA. Allí se afirma que:

  • El 36.8% de los porteños viven solos.
  • El 11.4% de los hogares está compuesto por madres o padres, con hijos a cargo.
  • El 26.1% de los hogares está compuesto por una pareja con hijos (independientemente si los hijos son de la unión actual o de parejas anteriores).
  • El 19.2% de los hogares está compuesto por parejas sin hijos o que no conviven con ellos.
  • El 6.6% restante está compuesto por hogares multipersonales no familiares o familiares sin núcleo.

De esta forma, podemos afirmar que:

Casi la mitad de la población asume con un solo ingreso todos los gastos del hogar, mientras que la otra mitad cuenta con por lo menos dos personas que pueden sostenerlo.

Comentarios